05
May

L’Arca del Maresme es una empresa privada especializada desde 1997 en el suministro de servicios medioambientales para la comarca de El Maresme, en la costa norte de Barcelona. La compañía muestra un fuerte compromiso con la región, desempeñando las tareas de recogida de basuras, la limpieza de calles y playas y la gestión de los centros de reciclaje y estaciones de transferencia.

Maresme

Los dos vehículos híbridos Geesinknorba de la Serie N2 con LI-ON Power, adquiridos por L’Arca del Maresme.

El 14 de julio de 2014, L’Arca del Maresme ganó el contrato para realizar la recogida de residuos y la limpieza de las calles en el municipio de Argentona, un contrato que inicialmente se prolonga durante cuatro años, con opción de ampliarse dos años más. Este acuerdo incluye la recogida de residuos no reciclables, de basura orgánica y de materiales secos reciclables generados por una población cercana a los 12.000 habitantes, así como la limpieza de calles mediante métodos manuales y barredoras mecánicas. Como parte del nuevo contrato, la compañía también vacía los contenedores de basura de las calles, empleando una flota de pequeños vehículos de recogida Piaggio.

El servicio de recogida de basuras en Argentona difiere del que se realiza en otras ciudades y pueblos de España. L’Arca del Maresme realiza un servicio de recogida ‘puerta a puerta’ para el 75% de la población del municipio. Esto incluye la recogida de los residuos no reciclables metidos en bolsas de plástico y la de materiales reciclables como papel, cartón, plástico (PET, HDPE, Tetrapack y KDPE) y latas de acero y aluminio (mezcladas) depositadas en sus respectivos contenedores.

También se recogen los residuos orgánicos compostables: los residentes los depositan en contenedores de 10 y 25 litros de capacidad, los cuales cuentan con una tapa para evitar los malos olores producidos, sobre todo, cuando hace calor. En las calles de Argentona hay igualmente iglús verdes para depositar las botellas y frascos de cristal.
El sistema de recogida ‘puerta a puerta’ de Argentona fue uno de los primeros que se establecieron en Cataluña. Está operativo desde que L’Arca del Maresme ganó el anterior contrato en 2004. Inicialmente, sólo se recogían ‘puerta a puerta’ los residuos no reciclables y la basura orgánica, y en 2009 se expandió también a la recogida de otros materiales, como por ejemplo papel, cartón, plástico, latas y botes metálicos. Mediante la expansión de la recogida selectiva ‘puerta a puerta’, L’Arca del Maresme ha logrado un alto ratio de participación en materia de recogida de materiales secos reciclables, mientras mantiene de forma consistente estándares de alta calidad.

Los residentes depositan el restante 25% de los residuos en contenedores ubicados en puntos comunitarios en las calles. La parte no reciclable se coloca en un contenedor verde oscuro de 1.000 litros de capacidad, mientras que el papel, el cartón, el plástico y las latas son arrojados a los contenedores azul y amarillo de 3-5 metros cúbicos de capacidad. El azul se destina al papel y al cartón, mientras que el amarillo se emplea para el plástico y para recipientes de acero y aluminio. También existe un iglú verde para el cristal.
Dos portavoces, uno del ayuntamiento de Argentona y otro de L’Arca del Maresme, explican que “es más práctico, eficiente y financieramente más viable introducir el sistema de recogida selectiva ‘puerta a puerta’ en los municipios donde la población se sitúa entre los 5.000 y los 15.000 habitantes. Esto, combinado con una buena política de comunicación a los residentes, permite alcanzar ratios muy altos de reciclaje y a reducir la cantidad de material no reciclable que requiere tratamiento. Hay actualmente 900 ciudades y pueblos en Cataluña y 113 de ellos ya están proporcionando el servicio ‘puerta a puerta’, una cifra que sigue creciendo. Argentona es uno de los 10-15 municipios de Cataluña que más toneladas de materiales reciclables de alta calidad obtiene. Esto contrasta con otras ciudades españolas donde el 65-85% de los residuos son recogidos en puntos comunales y donde tan sólo se logra un ratio de reciclaje del 35-40%”.
El municipio de Canet de Mar, con una población de 15.000 habitantes, está empleando también el sistema ‘puerta a puerta’ para incrementar su capacidad de reciclaje, mientras que en Vic, con 40.000 habitantes, se está empezando ahora a implementar. Esto incrementa tanto la cantidad de toneladas recogidas como su calidad, y al mismo tiempo reduce los costes de eliminación de los residuos no reciclables.