06
Jul

Este año se cumple el 140 aniversario de Geesinknorba. Durante todo este tiempo, nuestra empresa ha desempeñado un papel destacado en el sector de la gestión de residuos. Una innovación reciente es el GPM IV, una nueva gama de vehículos recolectores de carga trasera que hemos desarrollado en cooperación con nuestros clientes.

GPMIV-wit (2)

Durante siglos, la recogida de residuos ha sido un asunto importante para los municipios y otras autoridades locales. Actualmente, los hogares españoles producen cerca de 22,9 millones de toneladas de residuos al año, mientras que los sectores comercial e industrial emiten 20 millones de toneladas adicionales. Esto requiere una buena gestión por parte de las autoridades, pero también emplear un equipo de recogida de residuos adecuado. Geesinknorba ofrece una amplia gama de compactadores móviles y vehículos colectores, tanto de carga lateral como de carga trasera, para las más diversas aplicaciones.

Utilizamos nuestros conocimientos y experiencia para desarrollar productos especializados, así como la tecnología más avanzada para ofrecer el sistema de recogida de residuos más rápido y eficiente. Todos los productos de Geesinknorba se fabrican en nuestra planta de Emmeloord (Países Bajos), que cuenta con un equipamiento completo y una plantilla de trabajadores plenamente cualificados. El proceso de fabricación tiene lugar íntegramente en nuestras propias instalaciones, lo que permite a la empresa actuar de forma flexible y reaccionar con rapidez.

_MG_7510 Small FC

140 años innovando
Durante sus 140 años de vida, Geesinknorba siempre ha desempeñado un papel destacado y así sigue haciéndolo hoy día. En cooperación con nuestros clientes, acabamos de desarrollar una nueva gama de vehículos recolectores de carga trasera: el GPM IV. Estos vehículos GPM IV están equipados con la última tecnología en el ámbito de sistemas de control, lo que garantiza una ruta de recogida más sencilla, segura y eficiente.

También se ha tenido en consideración el mantenimiento de los nuevos vehículos GPM IV. Gracias a que puede accederse fácilmente a componentes clave, como la bomba de aceite y el sistema hidráulico, las tareas de mantenimiento se llevan a cabo de forma rápida y sencilla. Los vehículos GPM IV se hallan disponibles en diferentes modelos y volúmenes, y pueden utilizarse tanto para aplicaciones particulares como industriales. A lo largo de este año, Geesinknorba introducirá en el mercado su último modelo, la serie KT, para el manejo de contenedores soterrados.

Sistemas híbridos
Las empresas están invirtiendo cada vez más dinero en costosas soluciones para la recogida de residuos ya que, a menudo, las ciudades tienen que hacer frente a una calidad del aire poco saludable y a serios problemas de tráfico. La introducción de LI-ON Power, con la moderna tecnología de iones de litio, supone para Geesinknorba la oportunidad de avanzar hacia una recogida de residuos más rápida y sostenible. El camión híbrido puede recoger residuos desde primera hora de la mañana hasta el final del día y mantener la ciudad limpia de una manera responsable. Estos vehículos híbridos gozan ya de gran popularidad en grandes ciudades como Ámsterdam, Estocolmo, Estambul y Singapur.

Vehículos colectores de carga lateral
En el año 2013, Geesinknorba firmó un acuerdo exclusivo de importación de los distintos vehículos colectores de carga lateral que fabrica Bucher Municipal (antes MacDonald Johnston) en Australia. Desde entonces, se han entregado vehículos recolectores de carga lateral a varios clientes en los Países Bajos, Italia y Alemania. Estos vehículos recolectores de carga lateral pueden ser manejados cómodamente por una sola persona y permiten además vaciar cómodamente contenedores que no están colocados adecuadamente. En consecuencia, los operadores pueden recoger los residuos de las zonas periféricas de una manera moderna y económica.

De fabricante local a importante competidor europeo
La historia de Geesinknorba se remonta al año 1875, cuando Jacobus Geesink empezó a construir carros y escaleras de bomberos en una fábrica en Weesp (Países Bajos). A partir de 1915, Geesink se centró en la construcción de sistemas sencillos de recogida de residuos, como el vehículo recolector tirado por caballos, que podía recoger de 2 a 3 metros cúbicos de residuos. A lo largo del siglo XX, la empresa desarrolló varios sistemas para que la recogida y el tratamiento de residuos fueran más simples y eficientes. Un buen ejemplo de ello es la introducción del tambor giratorio en los años treinta. Su capacidad era de casi 25 m³. Sin embargo, no podía cargarse una cantidad excesiva de residuos por el riesgo de vuelco del vehículo.

roltrommel_web

Los años setenta fueron testigos de un gran avance con el lanzamiento de la serie GPM. La capacidad de producción aumentó considerablemente y la aplicación de tecnología moderna permitió que los operarios trabajasen en condiciones de mayor seguridad.

Geesink creció enormemente durante estos años, expandiendo también sus operaciones comerciales a otros países tanto europeos como no europeos. Este proceso se aceleró en el año 2000 al tomar el control el fabricante sueco Norba. Así fue como nació Geesinknorba, un importante competidor europeo con una planta de fabricación en Emmeloord y oficinas de ventas en los Países Bajos, Francia, Alemania, Italia, España, Suecia, Rumanía y Gran Bretaña. La empresa también ofrece productos a otros países del mundo a través de diversos distribuidores.

Un año importante
Para Geesinknorba, 2015 es un año especialmente significativo. La empresa echa la vista atrás a sus 140 años de historia y se prepara para nuevas posibilidades y tendencias. Geesinknorba da las gracias a todos sus clientes, socios y a su propia plantilla por sus 140 años de vida.